La nueva infraestructura mejorará el sistema de evacuación de aguas servidas de la localidad, hacia la planta de tratamiento del sector Calabozo, evitando fallas que afectaban a los vecinos con malos olores.  

Para aquello, el municipio lacustre invirtió seis millones de pesos en una bomba trifásica italiana, con mayor potencia que la anterior que permitirá elevar las aguas servidas en tan solo segundos a la planta de tratamiento.

Se trata de un compromiso que adquirió el alcalde Ramón Bahamonde con los vecinos del sector, aburridos de los constantes desperfectos de la infraestructura anterior, que provocaba rebalses y malos olores.

Así lo explicó la vecina Gloria Melgarejo, quien agradeció al jefe comunal la prontitud en solucionar el problema que aquejaba a su comunidad y que hoy ya cuenta con una solución definitiva. “Para mí -dijo-  es un alivio porque ya iba a enterar un año con este problema. Ojalá la gente aprenda a cuidar las cosas. Estoy contenta y le doy las gracias al señor alcalde, a pesar que he conversado una sola vez con él, cuando me dio la oportunidad de arreglar todo esto” dijo la pobladora.

A parte de la instalación de la nueva bomba elevadora, el equipo municipal procedió a la limpieza y sanitización de las cámaras de aguas servidas de todo el sector.

El encargado de la Oficina de Saneamiento Sanitario, José Luis Rojas, destacó la calidad de este adelanto que permitirá un mejor servicio para los vecinos de Nueva Braunau en relación al tratamiento de sus aguas servidas, que era una de las demandas más anheladas de los brauninos.

“Hemos dado cumplimiento a uno de los acuerdos que se adoptó en las últimas reuniones de parte del alcalde Ramón Bahamonde con la comunidad. Hemos realizado limpieza y sanitización de todas las cámaras de aguas servidas del sector, además de la reposición e instalación del sistema eléctrico y reposición de la bomba elevadora de aguas servidas, todo con un presupuesto municipal de seis millones de pesos”.

De igual manera, el encargado de saneamiento sanitario, recordó que el municipio impulsó, hace meses, una campaña de buen uso de la red, para que los vecinos eviten arrojar desperdicios por el baño o la cocina. Estos elementos, recordó, son los que provocan averías en la red y los malos olores de que son víctimas cuando se produce un desperfecto, anunciando que terminada la etapa de información y capacitación, se comenzarán a cursar multas a quienes se sorprenda arrojando basura hacia la red de aguas braunina.

“Hoy nuevamente sacamos de las cámaras elementos como bolsas, ropa, utensilios de cocina, que produce obstrucción y que las bombas se quemen por el mal uso. A partir de hoy partimos con un proceso de revisión casa por casa y lamentablemente cursaremos multas para aquellas personas que tienen intervenidas las redes y que ya se encuentran notificados y no han subsanado las irregularidades”.

De esta manera, aseguró José Luis Rojas, se podría dar solución a las constantes emergencias sanitarias que afecta a Nueva Braunau, ya que gran parte de ellas, son provocadas por el mal uso que los vecinos dan a la red, arrojando basura y desperdicios por los baños.

Esta no es la primera inversión que realiza el municipio en la red de aguas de Nueva Braunau. Ya en junio, se destinaron 27 millones de pesos para el mejoramiento del proceso de la planta de tratamiento y se lanzó la campaña “Nueva Braunau la mejoramos entre todos”, para promover el buen uso de la red entre los vecinos.