Familias conocieron casa piloto de proyecto Alta Esperanza

Imágenes.

Antes de fin de año, las 135 familias puertovarinas de los Comité “Los Copihues” y “Luz y Esperanza II” cumplirán el sueño de la casa propia según lo estipula el plazo de construcción de igual número de viviendas, del que la Municipalidad de Puerto Varas es la entidad patrocinante.

En un emotivo acto encabezado por el alcalde Ramón Bahamonde y el Seremi de Vivienda y Urbanismo Eduardo Carmona, las familias conocieron y visitaron la casa piloto de la primera etapa del mega proyecto habitacional que, a la fecha, cuenta con un avance superior al 40 por ciento de las obras de construcción.

Allí los dirigentes recordaron los doce años de espera y de perseverancia por hacer realidad un proyecto que inició el actual jefe comunal en su periodo anterior y que en noviembre de este año deberá estar finalizado, para felicidad de las 135 familias de ambos comités.

El dirigente del Comité Luz y Esperanza II, Jaime Sánchez recorrió emocionado la Casa Piloto, conociendo lo que será su futuro hogar y el de sus vecinos señalando que “seguimos avanzando en esto que es tan lindo, que es tener la casa propia. Mi corazón está que explota de alegría de ver esto, me corren las lágrimas al ver una lucha de tantos años, así que estoy feliz de estar con el alcalde, de estar trabajando con él”.

La máxima autoridad comunal recorrió junto con los vecinos la casa piloto, donde destacó el trabajo que han realizado los vecinos, el municipio y las autoridades de gobierno en estos años. “Estoy contento junto con los vecinos, y como dije, nuestra calidad de vida, nuestro desarrollo, comienza con el respeto, aquí no queda nadie fuera, este trabajo cubre muchos nombres, muchas autoridades y en definitiva el objetivo final es cumplir en el bien de que la familia de Puerto Varas tenga ese sentido de integración, de que aquí no sobra ni falta nadie”.

La Casa Piloto que conocieron las familias, es una de las 135 que se construyen como parte del proyecto, que cuenta con tres modelos distintos, que varían según el número de integrantes del núcleo familiar y la existencia de personas con capacidad reducida, las que recibirán una vivienda de un piso y adaptada a sus requerimientos, como ramplas y accesos más amplios, para el ingreso de sillas de ruedas.

El Proyecto Habitacional Alta Esperanza de Puerto Varas, es el más grande de la región y en su segunda etapa contempla 265 familias, totalizando 400 viviendas que tendrán adecuada urbanización, áreas verdes, equipamiento comunitario y conectividad con el resto de la ciudad.