La actividad contó con actos preparados por los propios alumnos de todos los cursos del establecimiento puertovarino.

Bajo el lema “La vida es una canción que no debes dejar de bailar”, se desarrolló la primera versión del Festival del Canto y Danza Estudiantil organizado por el establecimiento, con el apoyo del DAEM y la municipalidad.

En ella los alumnos de pre básica y primer y segundo ciclo, presentaron actos artísticos preparados por ellos mismos, donde demostraron sus talentos y habilidades con creativas y atractivas coreografías y vestimenta, algo que destacó el director Ernesto Bustamante señalando que profesores, directivos y apoderados quedaron gratamente sorprendidos de lo que son capaces los alumnos.

Aquí no hubo casi intervención del profesor jefe, y eso quiere decir que cuando le damos herramientas a los niños y les das las facilidades de hacer lo que ellos quieren hacer, nos demuestran que son capaces de muchas cosas y nos encontramos con sorpresas como estas” indicó el director de la escuela.

La presidenta del Centro de Padres y Apoderados de la Escuela Epson, Gladys Uribe, destacó que se retomen estas tradiciones y espera que en el futuro se hagan más habituales, beneficiando a toda la comunidad, siempre con el importante apoyo de la primera autoridad y del DAEM.

“Es un orgullo porque siempre hacíamos muy lindos actos y lo habíamos ido perdiendo y ahora vamos a volver a hacerlos. Estamos contentos con lo que tenemos y van a venir muchas cosas nuevas, orquesta, instrumento y coro que van a estar presente en distintas actividades. Estamos contentos con nuestra autoridad y todo su equipo”.

Como todo festival que se precie de tal, contó con un jurado compuesto por importantes representantes artísticos, una de ellas fue la integrante del coro puertovarino Voces Lacustres quien destacó el ambiente que tiene la escuela Epson de Ensenada. “Los niños estaban contentos y animados, participaron todos, desde kínder a octavo básico y se nota el compromiso de los papás, los profesores, todos muy bien afiatados en ese sentido.

Al final, se entregaron medallas de reconocimiento a todos los participantes y se reconoció a los ganadores por ciclo, que fueron en el primero, los alumnos y alumnas de tercero básico, mientras que en el segundo ciclo el primer lugar lo obtuvieron los estudiantes de quinto básico.

Los directivos de la escuela y del DAEM de Puerto Varas, esperan repetir la experiencia y transformarla en una tradición de la comunidad de Ensenada, incorporando, incluso, a otros establecimientos del sector.