La acción judicial pretende que la empresa privada repare el daño causado por su actuar “negligente e ilegal” respecto de las aguas servidas lanzadas al lago.

Con ese objetivo, el alcalde puertovarino llegó hasta el Tercer Tribunal Ambiental de Valdivia, evidenciando la preocupación de su administración por los crecientes niveles de contaminación que presenta uno de los principales cuerpos de agua del país y el más importante patrimonio natural con que cuenta el territorio.

Por eso el jefe comunal, acompañado del equipo jurídico de la municipalidad, interpuso la demanda de reparación de daño ambiental, solicitando al tribunal que ordene, a la empresa privada, reparar el daño causado y disponer las sanciones que correspondan, a la vez que recordó la escasa o nula facultad del municipio para fiscalizar y velar por el cuidado de su principal recurso.

“Queremos responsablemente -dijo el alcalde Bahamonde- que la autoridad ambiental dé una respuesta a todos los ciudadanos de la cuenca del Lago Llanquihue, en especial a los de Puerto Varas, para que mañana no tengamos un lago muerto, producto de la incapacidad de control que se ha dado en los últimos años para el buen manejo de las aguas servidas. Exigimos una respuesta de estado” finalizó la autoridad.

El jefe comunal agregó que esta situación daña gravemente la imagen de la ciudad y dificulta la promoción del destino a nivel nacional e internacional, a la vez que limita las posibilidades de crecimiento del radio urbano.

En la demanda de reparación de daño ambiental, el municipio puertovarino acusa a la sanitaria de transgredir normas de carácter ambiental que causa un grave daño al ecosistema y que pone en riesgo la salud de las personas debido a que, según se señaló, la Planta de Tratamiento de Aguas Servidas no está adecuada a los requerimientos que establece la normativa.

Ya en marzo de este año, el municipio ofició a quince servicios públicos para investigar las causas de la creciente contaminación que afecta al Lago Llanquihue, acción que derivó en la conformación de la Mesa Técnica, presidida por el Seremi de Medioambiente y que reúne a entidades públicas y fiscalizadoras, donde el municipio exige a la empresa, poner fin a la descarga de aguas servidas al Lago Llanquihue.